1906

El Almacén Inglés

Nuestra historia es una historia de familias de inmigrantes. Comienza en un rincón de la región montañosa de la Provincia de León, España, conocido como “Los barrios de Luna”. Escondidas entre valles muy verdes y cuna de pastores y labriegos, las aldeas de Sena y Abelgas, son el lugar de origen de América Pampa. Es entre esas montañas que nació el sueño del que hoy nos sentimos parte.

Desde allí llegaron a finales del siglo XIX, los hermanos Fernández, fundadores del “Almacén Inglés”, dedicados al negocio de ramos generales y con sucursales en las ciudades de Alberti, Chivicloy, América y General Pico. Desde allí también llego más tarde Evaristo Álvarez, tío del abuelo Germán, quien primero fue encargado general y luego propietario del “Almacén Inglés” de América.

Y fue desde esas mismas montañas que partió el abuelo cuando tenía once años, con el sueño de forjarse el futuro en “la América”. Llego a trabajar de aprendiz de dependiente en el negocio regenteado por su tío Evaristo y más tarde lo siguieron todos sus hermanos.

El “Almacén Ingles” de América, fue entonces punto de encuentro de las ilusiones de progreso y de los proyectos de vida de estas dos familias, a tal punto, que años más tarde, nuestro abuelo Germán Álvarez forma la suya propia al casarse con Teresa, hija de Nemesio Fernández, uno de los hermanos fundadores del negocio.

Punto de encuentro también de los vecinos de la recién nacida America. En “El ingles” se podía comprar alimentos y ropa, artículos de ferretería, maquinarias agrícolas, también vender la producción de los campos y abastecerse de semillas, agroquímicos y combustibles. Hasta llego a funcionar como banco, recibiendo depósitos de la clientela, hecho que también remite al ingrediente de confianza que ha estado presente a lo largo de toda la historia de América Pampa.

1940

 “Hacer la América”

Fue una empresa colectiva para los Álvarez. En los años de apogeo del “Almacén Ingles”, la familia en pleno trabajo comprometida con el proyecto”.

1966

 Invernadores de novillos

Las ganancias se invirtieron en el campo. Los alfalfares de América y las “buenas manos” de los Álvarez aportaron a la calidad y la buena fama de sus novillos.

1977

Años de inversiones

Antonio Álvarez lidero en los años setenta la transformación hacia la agricultura. Años de inversión en maquinarias y acopio de granos. Por aquella época, el sorgo teñía de rojo los campos en el otoño.

2005

Con la mirada puesta en el futuro

Desde 1995, el desafío fue profesionalizar la empresa y prepararla para aprovechar las oportunidades del futuro. El trabajo con el capital humano, una de las claves de ese proceso, y el 2do Premio Dow a la gestión de RRHH en el agro, un hito al avance.

2008

Nace América Pampa

Un nuevo nombre para un proyecto de casi un siglo. Una nueva manera de hacer las cosas trabajando con el mismo entusiasmo de siempre. Toda una historia por delante y cada día un nuevo desafío.
En los comienzos el nombre de nuestra marca representaba a la familia Álvarez y a su negocio en expansión. Pero con el tiempo, tomamos conciencia de que el impacto del proyecto iba mucho más allá de nuestro apellido.  América Pampa habla de una historia y de un lugar. De una empresa que es mucho más que un negocio. América Pampa es el resultado del crecimiento de un proyecto colectivo: Somos el fruto de un sueño que germino en América.